EL BESO DE LA NOCHE

Hay en el sueño una madeja de hebras destejidas

que enreda las edades saladas de los cuerpos.

La suerte oscura perfora a los fieles primitivos

con el desplome de gotas púdicas sobre sus frentes.

Las quimeras, misceláneas de sésamo y fango,

navegan aferradas a un cordón umbilical

cuya savia nutre la junta de ombligos ignotos.

La invención, placebo de una memoria

que dormita entre campos de centeno, nos vela.

 

En el sueño hondo los sinos posibles rozan el polvo de la inocencia,

los objetos serviles, rentas de la nuestra historia,

la música, que extinta, barre la belleza de las cosas,

la lengua que no adquiere compromiso de palabra nueva.

 

Hay en el sueño un grito que ensordece;

la hiel de un crío acrónico y de un anciano confluyen.

Caminan juntos de espaldas.

En sus nucas:

la hora de la muerte.

 

Premio de Poesía Luz. Ayuntamiento de Tarifa.

Los mejores poemas. ImagenTa Editorial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s